Archive for 23 diciembre 2016

La AEMET no cuestiona el récord de mínima temperatura en la Vega de Liordes, simplemente no puede verificarlo ni hacerlo oficial

diciembre 23, 2016

En relación a las noticias en las que se menciona que la AEMET pone en duda el registro de -32,7ºC obtenido por nuestro grupo (p.e. 1, 2, 3), deseamos hacer algunas aclaraciones.

1) La AEMET en ningún documento pone en duda nuestras mediciones. Simplemente no las valida, es decir, no puede verificar su validez. O dicho de otro modo, no las oficializa. Las razones que aduce son simples y entendibles: la AEMET no tiene los medios ni dispone de la evidencia para confirmar que efectivamente la temperatura en Liordes era la que nosotros medimos. Veamos las razones concretas.

2) De acuerdo con la información aparecida en éstos medios, la primera razón para no validarlas es que la AEMET no dispone de una estación en ese enclave. Lógicamente, si la AEMET dispusiera de tal instalación, la noticia la daría la AEMET, no un grupo de aficionados que han obtenido esas mediciones con gran esfuerzo.

3) Otra de las razones aducidas es que ninguna de las estaciones de la AEMET situadas a menos de 30 km de Liordes registraron temperaturas inferiores a -15ºC. Esto no ha de extrañar, ya que ninguna de éstas estaciones se encuentra situada en una dolina con las características adecuadas para almacenar bolsas de aire frío.

4) La AEMET indica que el valor de -32,7ºC es muy inferior al que proporcionan los métodos de interpolación espacial usuales. Esto es lógico, las piscinas de aire frío como las que se forman en Liordes son fenómenos microclimáticos a muy pequeña escala y no lineales, bien conocidos por los especialistas en microclimatología. De hecho, el modelado matemático de éstos fenómenos representa a fecha de hoy un desafío para la ciencia. Pero el hecho de que la física no pueda predecirlos con las herramientas matemáticas existentes no quiere decir que esos fenómenos no existan. De hecho, éste mismo fenómeno que algunos medios califican de “prodigioso” es con toda probabilidad el mismo que explica el anterior récord en el lago de Estany Gento, así como los récords de mínimas en otros sitios del mundo (p.e. Peter Sinks, en EEUU). Pero, del mismo modo que no es posible determinar la velocidad del viento en un tornado a partir de los registros de anemómetros situados en su periferia, la magnitud del fenómeno abrupto y excepcional objeto de este estudio no es detectable ni medible más que con instalaciones en las propias dolinas

5) La AEMET aduce desconocer las condiciones en las que se realizó la medición, por lo que pone en duda que éstas se ajusten a las especificaciones de la Organización Meteorológica Mundial. En éste sentido, nuestro grupo ha elaborado un documento donde se reflejan las condiciones en las que se ha realizado la medición, así como una evaluación del contexto climatológico en el que se han producido. Este documento se encuentra disponible en línea a disposición de cualquier institución científica o particular que desee profundizar en el análisis. Hacemos ciencia ciudadana con recursos extremadamente modestos, pero no por ello nos sustraemos del rigor de la revisión entre pares que caracteriza al método científico.

6) Como aficionados, nos motiva nuestra doble afición a la montaña y a  la meteorología. La oficialidad del dato registrado es para nosotros una cuestión secundaria. En los jous de Picos hace frío, mucho frío, y prueba de ello es la obtención reiterada de valores extremadamente bajos en distintos emplazamientos, con distinto instrumental y a lo largo de varias campañas. Consideramos una prueba de la consistencia del método empleado el hecho de que las series registradas con nuestro instrumental sigan fielmente los datos aportados por las estaciones certificadas por AEMET en cualquier situación sinóptica… salvo precisamente en las que resultan propicias a las inversiones térmicas. Ponemos nuestras mediciones a disposición de la AEMET y de otras instituciones científicas que lo soliciten.

Anuncios

LOS PICOS DE EUROPA ENTRAN EN LA CONTIENDA POR EL RÉCORD HISTÓRICO DE TEMPERATURA MÍNIMA ABSOLUTA REGISTRADA EN ESPAÑA

diciembre 22, 2016

Ésta entrada no es sobre mi actividad profesional, sino sobre un proyectito que hago en los ratos libres con unos amigos en la montaña: Miguel Iglesias, Hector García Hevia, los hermanos Javier y Sergio Pajares, Adrián Rodríguez, Javier Rodríguez, y otros, del Proyecto Jous de Picos de Europa. Objetivo del proyecto: Registrar la temperatura más baja de la historia de España. El 19 de Febrero de este 2016, en la Vega de Liordes (sector leonésdel Parque Nacional de Picos de Europa perteneciente al municipio de Valdeón), se batió el récord de temperatura más fría de la historia de España con -32,7°C, rebajando en 7 décimas el anterior registro que databa del 3 de febrero de 1956 en la estación de Estany Gento (Pirineo leridano).

liordes

La medición fue realizada por uno de los termómetros registradores que un grupo de aficionados a la meteorología y la montaña instala y mantiene – con sus propios medios personales y económicos, aunque con el apoyo y autorización del Parque Nacional – en pequeñas garitas distribuidas por los  “jous” (dolinas kársticas) de los Picos de Europa.

El grupo ha desarrollado seis campañas de medidas prospectando estas depresiones del terreno, aunque en ninguna de ellos se ha conseguido una serie completa de todos los inviernos. Diversos avatares – avalanchas, nevadas que tapan pértigas de 6 metros e incluso algún caso de vandalismo – han impedido conseguir esta continuidad.

Hasta este año se había logrado batir un registro de temperatura mínima mensual, cuando los -30,6°C medidos en Hoyos Sengros el 13 de diciembre del 2013 superaron a los -30°C de Calamocha medio siglo antes (17/XII/1963), que suponen el récord oficial de España para un enclave habitado.

midiendoenpicos.jpg

Haciendo medidas en Hoyos Sengros, en el Macizo Central de Picos de Europa

El dato de Liordes quedaría en el tramo inferior del rango del récord absoluto vigente del Estany Gento, -32 ºC medidos con un termómetro cuya precisión seria ± 1 ºC. En otro enclave pirenaico con unas características geomorfológicas similares a las de los “jous” de Picos se han registrado temperaturas del mismo rango este mismo año, aunque se trata de un registro sobre cuya exactitud sus propios responsables recomiendan cautela.

Éste y otros registros ampliamente inferiores a los veinticinco grados bajo cero hacían presagiar que cuando se dieran las condiciones atmosféricas apropiadas (entrada de aire siberiano o polar, viento en calma, cielos despejados y noches largas), alguna de las estaciones instaladas en Picos daría la campanada.

A priori el pasado invierno había sido poco propicio para la obtención de registros importantes. La propia Agencia Estatal de Meteorología apuntaba a su conclusión que: “El invierno 2015-2016 […] ha tenido un carácter muy cálido, […] superando en 0,73° C al anterior registro más alto del siglo actual que correspondía al invierno de 2007-2008” Es decir, el invierno más cálido de los últimos 26 años.

Estas expectativas tan poco halagüeñas hicieron que la sorpresa del equipo fuera mayúscula cuando acudieron a la Vega de Liordes a recoger datos el 17/VII/2016.

Estado de la Vega de Liordes durante la jornada en la que se acudió a la recogida de los datos y se descubrió el récord.

A pesar de lo benigno del invierno, bastó un breve período de condiciones atmosféricas apropiadas para que la orografía y la morfología del terreno – factores determinantes a la hora de registrar temperaturas extremas, incluso más que la altitud – hicieran su labor.

Situada en la cara sur del Macizo Central de Picos de Europa, en la provincia de León, y dentro del municipio de Valdeón,  la Vega de Liordes es uno de los poldjés (una depresión cerrada, de fondo plano y por lo general de mayor tamaño que una dolina) más importantes de la Península Ibérica. Cuenta con una altitud sobre el nivel del mar de 1.868m, un área aproximada de 750.000 m2 y una profundidad de unos 90m. En conjunto, estas características geomorfológicas conforman un entorno óptimo para la generación y acumulación de frío durante las largas noches invernales.

20140308_205934

Vivaqueando a -15ºC con Axayacatl Molina en Hoyos Sengros

Cuando a estas características se une la presencia de nieve – un estupendo aislante que evita que el suelo caliente el aire y por tanto acrecienta las pérdidas de calor por radiación – y viento en calma con cielos despejados durante la noche, tenemos lo que técnicamente se denomina en la bibliografía científica como “CAP”(del inglés Cold Air Pool, Piscina de Aire Frío).  A grandes rasgos, se trata de un sistema aislado en el que el calor se irradia hacia la estratosfera sin que haya nuevos aportes térmicos hasta que el viento o el sol interrumpen la pérdida. Este gran congelador natural es capaz de generar tanto frío – o más apropiadamente, perder tanto calor – que en apenas unos cientos de metros de distancia se pueden obtener diferencias de temperaturas de más de 35°C. Esta peculiaridad microclimática podría explicar la presencia en Liordes de endemismos de gran valor ecológico.

Fue precisamente este fenómeno, una piscina de aire frío, el que en la noche entre el 18 y el 19 de febrero del 2016 llevó al valor récord de -32,7°C a las 8:50 de la mañana, justo antes de que el sol pusiera fin a la inversión de temperatura.

A esas horas, Moscú disfrutaba de unos agradables -6°C; para encontrar registros similares ese día, habría que irse a los -33°C de Verkhoyansk, en Siberia, tradicionalmente considerada la ciudad más fría del mundo, o de Dawson, la capital de la fiebre del oro del Yukón canadiense. El Polo Sur, en otra liga, marcaba ese día unos ¿inalcanzables? -46°C.

En ocasiones, el mal de altura provocaba comportamientos extraños durante algunas de nuestras excursiones meteo-montañeras. Vídeo cortesía de Miguel Iglesias.