Salpas en la costa asturiana

Parece que en los últimos días muchas personas han avistado densas masas de organismos gelatinosos en la costa asturiana. Por motivos laborales (perdón por la paradoja) no he podido acercarme a la mar. Jose Antonio Pis Millán, del Centro de Experimentación Pesquera del Principado de Asturias, me ha mandado fotos de algunos de los organismos que sacó del mar el buceador, también del CEP, Jose Manuel Alvarez, en la playa de San Pedro, en Soto de Luiña. Por lo visto, los animalillos se encuentran tanto en el agua como varados en la playa, donde forman masas de moco. El organismo de la foto es una salpa, no una medusa como ha sido publicado en diarios de alcance nacional. Concretamente, el individuo de la foto probablemente es un oozoide, es decir, la fase asexual, solitaria, de la especie Thalia democratica. Estos oozoides producen otros individuos denominados blastozoides a partir de un estolón o tallo. Los blastozoides nadan agregados en cadenas más o menos largas, y constituyen la fase sexual de ésta especie. Los enjambres de salpas aparecen de forma esporadica en nuestras aguas pero, cuando lo hacen, es en forma de grandes manchas que pueden tener decenas o cientos de kilómetros cuadrados de extensión. No hay evidencia científica de que, tal y como aparece en la prensa, éstos animales aparezcan durante “calmas en el mar, corrientes cálidas y leves vientos del sur u oeste que las disemina en zonas costeras haciendo que terminen varando en pedreros o arenales.” De hecho, parece poco lógico que el viento sur pueda acercarlos a la costa Cantábrica. Sin embargo, durante una campaña reciente en la desembocadura del río Nalón, dentro de los proyectos ECOANCHOA/FRENTES del Principado, el estudiante del Máster en Biodiversidad Marina y Conservación Andrés Cañas, junto con otros miembros de nuestro grupo, han detectado acumulaciones significativas de éstos organismos en los frentes que se forman entre el agua dulce del río y el agua de mar. Esos frentes pueden impactar contra la costa, produciendo arribazones de éstos organismos. El artículo está a punto de ser enviado para su publicación. En el Cantábrico, Iñaki Huskin, Maria José Elices y Ricardo Anadón, también de nuestro grupo de investigación, publicaron un estudio científico sobre la distribución de salpas y su actividad alimentaria en la zona de Galicia. Estos enjambres retienen una gran parte de la materia en suspensión en la superficie del mar, defecándola en forma de paquetes pecales que se hunden rápidamente hacia el fondo, lo que acelera la retirada de CO2 y podría ayudar a mitigar el efecto invernadero. En otro artículo científico publicado en 2001, desarrollé una teoría para explicar la extraordinaria capacidad de éstos organismos filtradores para alimentarse de la materia particulada en suspensión. La idea es que a lo largo de la evolución, sus cuerpos se han inflado de agua para sostener los grandes filtros que producen con su glándula faríngea. En todo caso, no sólo no son animales peligrosos, sino maravillas de la naturaleza que aparecen de forma más o menos puntual en primavera y otoño. Un buen vídeo sobre salpas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: